Torito bravo

El día no daba mucho tiempo pues Lorenzo ya se retiraba y entre ese pequeño detalle y la cantidad ingente de visitantes que lo acaparan, tocan y fotografían, la cosa prometía entretenida.

Necesité 20 minutos, varias vueltas alrededor y otras tantas geruflexiones para llegar a encontrar ese “punto”.

Un contundente PLEASE!! con tono alto y la benevolencia de los que lo rodeaban consiguiese este clic.

Recientemente, un centro de negocios me quiso comprar una ampliación para poner en la entrada detrás de la recepcionista y esta se negó en rotundo.

Según me contó el interesado, la chica decía que le imponía mucho.

¡Uno de los mejores halagos que te pueden decir!

Toro de Wall Street. Manhattan

PD. Como curiosidad os invito a que leáis su historia. Muy interesante.

PD2. Ese día también me di cuenta que las cámaras digitales tienen un cristal detrás que hacen a la vez de espejo retrovisor. Por eso sale ese autobús azul que contrasta con el marroncillo del metal. Esperé hasta que llegó a la altura correspondiente.

PD3. El lugar, segundos antes de encontrar el punto exacto de clic. Gracias a tod@s por apartarse tan amablemente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s