Esos pequeños detalles

Imagen

La Gioconda, La Venus de Milo, el Código de Hammurabi o Miguel Angel me esperaban dentro, si era capaz de aguantar la cola, lógica por otra parte en un museo como el Louvre. Pero había que pasarla.

Como pronosticaba un buen rato de espera, suficiente para aburrirte, empecé a fijarme en esos pequeños detalles que te rodean y observé, cuando menos, alguno que otro ciertamente curioso.

La pirámide invertida que todo el mundo fotografía, las primeras esculturas del vestíbulo que ya impresionan, el museo en sí como construcción megalítica y espectacular…y la cubierta de cristal. Muy bonita y moderna.

Pero lo más anecdótico, gracioso, desconcertante, y a su vez, digno de ser retratado, fue la familia “patuna” que se paseaba por el cristal con sigilo y cuidado de no resbalar, y que fue lo que a algunos nos distrajo hasta que la cola se acabó y nos tocó entrar a ver otros espectáculos.

Estuvo bien.

Cubierta pirámide del Louvre. París

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s